Vasos congelados, ¿aliados o enemigos?

El otro día paseando por Sevilla vi una pizarra enorme donde se podía leer “Para este calor, pide tu cerveza en nuestros vasos congelados”.

Y cierto es que la idea de un vaso helado, con su escarcha rodeándolo por completo como si lo acabasen de traer de “más allá del muro” (referencia al frío polar de una zona de la serie “Juego De Tronos”), con ese calor sofocante que hará que nuestra cerveza se caliente más rápido y viendo que en el local sólo sirven cervezas industriales, pues no parece una mala idea a simple vista.

Pero, y si hablamos de un local climatizado, con sus cervezas a su temperatura idónea de consumo, dónde vas a experimentar los sabores, olores y sensaciones de una buena cerveza artesana.

La respuesta es simple, intenta evitarlos a toda costa.

Al servir la cerveza en un vaso extremadamente frío, anulamos muchas de las características organolépticas de la cerveza. Y esto es porque cada cerveza artesana tiene una temperatura de consumo óptima y al modificarla bruscamente en el servido modificamos sus características.

Aroma y Sabor

Mientras que servir una cerveza industrial en este tipo de vasos no conllevará una diferencia enorme, si pruebas a servir dos cervezas artesanales, una en vaso a temperatura ambiente y otro congelado, podrás apreciar que en el primero persisten más los aromas y sabores que en el congelado.

Sensación

Muchos de los vasos congelados, antes de ser introducidos en el congelador son enjuagados, de ese modo, la escarcha que se crea en ellos, cuando se derrita, “aguará” nuestra cerveza modificando sus sensaciones en boca.

Carbonatación

La escarcha del vaso atrapará las burbujas, modificará por tanto la carbonatación de nuestra cerveza y la cabeza de espuma que se crea en el vaso, algo que estaba delicadamente calculado por el maestro cervecero para ofrecerte una experiencia determinada se verá modificado completamente.

Higiene

Siempre partimos de la premisa que en el local tienen una buena higiene general, pero probablemente en los congeladores se guarden muchas más cosas además de los vasos. De este modo, la escarcha de los vasos pueden atrapar olores y sabores de otros congelados que se encuentren junto a ellos. Supongo que puedes imaginar lo que harán esos sabores y olores cuando se liberen del hielo en nuestra cerveza.

***

Por todo esto no recomendamos el uso de vasos congelados a la hora de consumir cerveza artesana. Pero claro está, sois vosotros los que decidís.

Contadnos vuestras experiencias con los vasos congelados.

Os invitamos como siempre a seguirnos aquí o en Facebook.

Saludos y buenas birras!

3 comentarios sobre “Vasos congelados, ¿aliados o enemigos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s